?

Log in

 
 
11 October 2009 @ 02:28 pm
Tabla Básica 1 {Bleach: Ichigo/Rukia} #9: Estrella  
Autor: [info]anna_tsukiko
Tabla: Básica 1
Fandom: Bleach
Claim: Kurosaki Ichigo/Kuchiki Rukia
Tema: # 9 - Estrella
Advertencias: Ninguna
Extensión: 1517 palabras

Despertar con olor a galletas por la mañana si que era extraño. Especialmente por el hecho de que cuando Yuzu planeaba cocinar aquel postre, generalmente avisaba con anticipación.

Así que, si no había aviso de por medio, significaba que existía algo detrás de aquel olor a galletas. El joven rápidamente bajo por aquellas escaleras y viró hacia la cocina para encontrarse con la imagen de Rukia y Yuzu horneando las galletas que previamente había olfateado.

-¡Oh, Buenos días Ichi-nii!-expreso alegremente la chica rubia, al ver a su hermano acercarse a ellas.
-¡Vaya por fin has despertado!-expreso Rukia casi en susurro sin mirar al joven, ya que se encontraba vigilando el horno.

Las preguntas no se hicieron esperar, no por el hecho de ver a ambas chicas cocinando, sino para saber el…

-¿Por qué están cocinando tantas galletas?-Obvia cuestión del pelinaranja al observar toda la barra de aquel cuarto repleto de cajas con aquel postre.
- Lo que pasa es que hoy tendremos un festival en la escuela y a nuestro grupo le ha tocado preparar postres. ¡Mira Rukia-chan, se ha ofrecido a ayudarnos! En este momento, está a punto de salir la última charola.
- ¡¿Qué?!Pero como dejaste hacer a ella galletas con figuras.
-¡Qué! Que dices idio..- Estuvo a punto de insultar a Ichigo, pero recordó que frente a Yuzu ella seguía siendo la chica dulce y delicada más no la que solía golpear y gritarle a su hermano- digo, Kurosaki-kun, ¿Qué tiene de malo que yo haga galletas?
-Sí, que hay de malo, mira hermano, le han quedado muy lindas.

Oh, no, considerando el tipo de arte que está acostumbrado a apreciar por parte de su amiga, ya imaginaba esa charola llena de deformes monstruos que ella solía llamar conejos. Bueno, siempre y cuando fuesen comestibles todo estaría bien. Pero grande fue su sorpresa al ver que la ultima charola tenia diseños con forma de estrella.

-Yuzu, ¿segura que estas galletas las ha hecho Rukia?
-Por supuesto que yo las he preparado, ¿que tienen?
-Nada, es que… ¿Donde quedaron los estúpidos conejos? y… ¿por qué estas estrellas no están deformes? Si fuesen hechas por ti, seguro que lo estarían.
-¿Qué has dicho?
-Oh, es que ¿acaso los conejos están de moda? Rukia-chan también me pidió un molde con forma de conejito, pero yo no tenía.
- Es verdad, solo hicimos galletas con forma de corazón, estrella, luna y este de un muñequito, pero no de conejito-expreso con algo respecto al no tener el molde de su animal favorito.
-¿Molde? Ah, ya veo. “Con razón las galletas tienen forma bonita”

Y antes de que la conversación prosiguiera, un sonido proveniente de la puerta principal los interrumpió.

-Oh, esos deben ser Karin-chan y los demás. Para que llevemos esto a la escuela.
-¿Quieren que les ayude a llevarlas?-preguntó el pelinaranja.
-Ah, no te preocupes Ichi-nii, con nosotras Rukia-chan, Karin-chan y los demás somos suficientes para llevarlas todas.
-¿Que, tú también vas?-cuestionó el joven a la shinigami.
-Oh, claro. No puedo dejar a estos pequeños solos por el mundo-respondió ella con ese tono de inocencia.
-Además, puede que pregunten quienes han preparado estas galletas, y Rukia-chan también debe estar presente-agrego Yuzu con una gran sonrisa.
-Oh, claro, para reclamar si hay intoxicados-soltó Ichigo con una mueca burlona.
-Idiota-replico Rukia mientras acompañaba su insulto con un discreto golpe hacia las costillas del joven pelinaranja.

Finalmente, los chicos ya habían terminado de repartirse todas cajas, para partir hacia el colegio. Rukia antes de tomar sus cajas y partir hacia el festival, regreso rápidamente hacia la cocina y se dirigió hacia su amigo.

-Toma.
-¿Qué?
-Son galletas, claro, las que sobraron-respondió la pelinegra mientras le ofrecía un plato con una cantidad considerable del postre.
-Ah, así que me das las sobras-reclamo el chico mientras tomaba el plato.
-¡Hey! ¡Agradece siquiera que me apiade de ti! Además, están en buen estado, excepto este par que les falta un pedazo, pero el sabor sigue siendo tan rico como las que están en las cajas. Así que disfrútalas, especialmente estas de las pequeñas con forma de estrella de este lado. De cierta forma me recuerdan a ti.
-¿Las pequeñas? ¿A mí? ¡Hey! ¿Qué no será al contrario?
-Arg, no lo digo por eso. Se nota que jamás revisas tus notas de clase.
-¿Notas de clase?

Y antes de que la chica pudiera responderle un grito por parte de Karin se escucho desde la entrada de la casa.

-¡Rukia-chan! Tenemos que irnos.
-¡Voy!-respondió a la hermana de Ichigo- Ah, en fin-dijo para el chico dentro de la casa-Entonces, nos vemos hasta en la tarde.
-Si-respondió mientras seguía mirando el plato sin entender nada de lo que le había dicho su compañera.

Después de observar como Rukia, sus hermanas y sus amigos se iban, decidió subir a su recamara. Este sería un domingo al parecer bastante solitario. Decidió tirarse a la cama mientras dejaba las galletas a un lado, pero recordó nuevamente lo que Rukia le había dicho, pero: Él ¿Que tenía que ver con galletas pequeñas en forma de estrella? y más aun ¿Qué tenía que ver con lo visto en clase? Él no recordaba nada de galletas o de estrellas, esperen: estrellas.

Oh, ahora recordaba que semanas atrás tuvieron una clase donde explicaban el origen del universo y esas cosas. Tal vez eso tenía que ver con las galletas, pero ¿y él?

Decidió sacar sus apuntes e investigar aquello. Y qué casualidad, precisamente el cuaderno que buscaba se encontraba en la parte de arriba de todos sus libros, como si alguien recientemente lo hubiese leído. No tenía necesidad de preguntarse quién había sido, ¿cierto?
Así que se dispuso a leer el cuaderno.

Cosas del origen del universo, blah, blah, blah, ¿Dónde diablos estaba su relación con todo esto de las estrellas y él? En esa clase solo se hablo de los planetas, sus satélites, el sol… esperen, ¿Qué el Sol no es una estrella? Rápidamente localizo aquella hoja con información de este astro.

“El sol es una estrella enana…” Oh, ahora entendía aquello de las estrellas pequeñas “… que se encuentra localizada en el Sistema Solar. Diversos planetas giran en torno a este astro. Visto desde la tierra, parece una masa circular, grande y brillante, con un sinnúmero de rayos alrededor de él” Inmediatamente recordó su cabello.

-“Así que ¿estrella enana con rayos? Idiota”- fue lo primero que pensó al leer aquello con una mueca de disgusto.

Mas y mas datos científicos sobre el universo y el aun no entendía que tenía que ver el con el sol, salvo aquello de los rayos y su cabello.

Entonces ¿A eso se refería solamente? ¿A su cabello? Estuvo a punto de dar por hecho esa idea cuando continúo su lectura:

“El sol es de gran importancia en la vida de nosotros. Sin él, probablemente la vida no existiría, ya que es una fuente de calor y luz para todos los que vivimos en este planeta”

-“Importante en la vida, luz y calor…”-Repetía en su mente, recalcando esas palabras que inexplicablemente estaban subrayadas, bien, quizás si tenía explicación. Algo le decía que la señorita que le había dado esas galletas tenía que algo que ver.  Tal vez, solo tal vez, ella no solo se refería a él como una estrella enana con rayos como pensó al inicio de su lectura.-"…Idiota”-repitió esta palabra, salvo que ahora una sonrisa se dibujo en su rostro.

Bien, suficientes apuntes sobre el Origen del Universo por hoy.

Llegada la tarde, el chico bajo para dejar el plato en el fregadero, cuando la puerta principal se abrió, ingresando inmediatamente las chicas de la casa.

-¿Y cómo les fue?-preguntó Ichigo.
-Bastante bien, vendimos todas las galletas, eso deja buenas ganancia a nuestro grupo-contestó Karin con una gran sonrisa de satisfacción.
-Es verdad. Karin-chan es una excelente vendedora, sin contar con las galletas que gustaron mucho- agrego Yuzu contenta con el resultado del festival, quien al instante subió las escaleras para dirigirse a su recamara a descansar.
-¡Oh, y Kurosaki-kun decía que tal vez la gente nos reclamaría!-mencionó Rukia, quien fue la última en ingresar a la casa.
-Ignóralo Rukia-chan, este idiota no reconocería las buenas cosas de la vida ni aunque las tuviera a un centímetro de distancia-replicó la melliza pelinegra mientras subía las escaleras-Ah, que cansado estuvo este día, definitivamente un baño me viene bien.
-Y bien-pregunto la shinigami a su amigo.
-¿Qué cosa?
-¿Que tal estuvieron las galletas?
-Ah, eso- respondió mientras giraba hacia la cocina dispuesto a lavar el plato que había llevado minutos atrás- No estuvieron nada mal. Aunque-volteo a mirarla- creo que igual y le faltaron mas rayitos ¿no crees?-finalizo mientras le miraba con una sonrisa entre burlona y satisfecha.

Aunque a la pelinegra le tomo unos segundos entender eso último, recordó inmediatamente los apuntes. Simplemente le sonrió.

-Idiota-fue su única respuesta al pelinaranja, mientras tomaba la ruta cuesta arriba que anteriormente tomaron las hermanas.

En algo estuvo equivocada Karin, Ichigo si reconocía las cosas buenas de la vida, estuvieran a un centímetro de distancia o no. Solo que algunas veces... simplemente, era un idiota. Eso nadie lo negaba.